Lenguaje Sucio Tomo II

La crítica, del tipo que sea, del género que se prefiera y con independencia del formato que ella misma escoja para su realización, ha de ser siempre (im)pertinente, promiscua, interpelante, desestabilizadora, de ahí, claro, su razón de ser. Aquella crítica que solo apunta a la satisfacción permanente de las expectativas del otro en los escenarios múltiples del “teatro de la cordialidad”, deja de serlo para convertirse, de facto, en un texto plano: una suerte de balsa perpetua que peregrina por las aguas de la aprobación y por la pasarela de la sospecha. En este mar de páginas (cabría mejor decir océano de páginas), abunda precisamente lo contrario. Aquí se alistan los desobedientes y los infieles, los impúdicos y los traperos, con el afán, entre circunstancial y trascendentalista, de gestionar una cartografía de enunciados -y también de chanchullos deliciosos- que dista mucho del manual de turno, de la asepsia del prospecto y del discurso de probeta, tan del gusto dentro de las tramas y las enrarecidas urdimbres del contexto ideológico insular. Esta crítica, más allá de cualquier objeción, responde a un paradigma de instrucción, es una crítica pertinente y en algunos momentos llega, incluso, a asumir un tono suicida.

Estoy convencido de que Andrés Isaac Santana ha realizado ese doble e inverosímil esfuerzo de compilar y estructurar los materiales decisivos de la crítica de arte cubano en este vigoroso Lenguaje sucio, por tres razones: su decisión de no desvincularse nunca de lo que acontece en Cuba, su pasión por el pensamiento crítico y su aproximación sensual a las imágenes.
He podido seguir el frenético proceso de recolección de los textos de este nuevo volumen y, sobre todo, me admiraba asistir a los efectos inequívocamente placenteros que encontraba en cada hallazgo. Durante semanas no dejaba de anotar que un nuevo ensayo aparecía, celebrando el pensamiento crítico ajeno, reclamando imperiosamente y de forma simpática aquel texto que deseaba leer. Andrés Isaac Santana necesitaba hacer este libro, quería volver a realizar una aportación en la que se hiciera presente el pulso vital del arte y del pensamiento cubano.
He sentido que los dos imponentes libros
que ha compilado Andrés Isaac Santana son un regalo (envenenado y astuto como lo fuera el Caballo de Troya) y un fármaco, una invitación a mantener, por medio del arte y la crítica, la dignidad, pero también para seguir pensando que las cosas podrían ser de otra manera. Crítica pese a todo.

Fernando Castro Flórez
Comprar
Elige dónde quieres hacer tu compra:
La elección puede modificar las opciones de compra.
Otros libros del autor

Los más vendidos

1
1
Comprar
Elige dónde quieres hacer tu compra:
La elección puede modificar las opciones de compra.
2
2
Comprar
Elige dónde quieres hacer tu compra:
La elección puede modificar las opciones de compra.
3
3
Comprar
Elige dónde quieres hacer tu compra:
La elección puede modificar las opciones de compra.
4
4
Comprar
Elige dónde quieres hacer tu compra:
La elección puede modificar las opciones de compra.
5
5
Comprar
Elige dónde quieres hacer tu compra:
La elección puede modificar las opciones de compra.
6
6
Comprar
Elige dónde quieres hacer tu compra:
La elección puede modificar las opciones de compra.

Novedades

Comprar
Elige dónde quieres hacer tu compra:
La elección puede modificar las opciones de compra.
Comprar
Elige dónde quieres hacer tu compra:
La elección puede modificar las opciones de compra.
Comprar
Elige dónde quieres hacer tu compra:
La elección puede modificar las opciones de compra.
Comprar
Elige dónde quieres hacer tu compra:
La elección puede modificar las opciones de compra.
Comprar
Elige dónde quieres hacer tu compra:
La elección puede modificar las opciones de compra.
Comprar
Elige dónde quieres hacer tu compra:
La elección puede modificar las opciones de compra.

Los más leídos

1
1
Comprar
Elige dónde quieres hacer tu compra:
La elección puede modificar las opciones de compra.
2
2
Comprar
Elige dónde quieres hacer tu compra:
La elección puede modificar las opciones de compra.
3
3
Comprar
Elige dónde quieres hacer tu compra:
La elección puede modificar las opciones de compra.
4
4
Comprar
Elige dónde quieres hacer tu compra:
La elección puede modificar las opciones de compra.
5
5
Comprar
Elige dónde quieres hacer tu compra:
La elección puede modificar las opciones de compra.
Lenguaje Sucio Tomo II
SINOPSIS

La crítica, del tipo que sea, del género que se prefiera y con independencia del formato que ella misma escoja para su realización, ha de ser siempre (im)pertinente, promiscua, interpelante, desestabilizadora, de ahí, claro, su razón de ser. Aquella crítica que solo apunta a la satisfacción permanente de las expectativas del otro en los escenarios múltiples del “teatro de la cordialidad”, deja de serlo para convertirse, de facto, en un texto plano: una suerte de balsa perpetua que peregrina por las aguas de la aprobación y por la pasarela de la sospecha. En este mar de páginas (cabría mejor decir océano de páginas), abunda precisamente lo contrario. Aquí se alistan los desobedientes y los infieles, los impúdicos y los traperos, con el afán, entre circunstancial y trascendentalista, de gestionar una cartografía de enunciados -y también de chanchullos deliciosos- que dista mucho del manual de turno, de la asepsia del prospecto y del discurso de probeta, tan del gusto dentro de las tramas y las enrarecidas urdimbres del contexto ideológico insular. Esta crítica, más allá de cualquier objeción, responde a un paradigma de instrucción, es una crítica pertinente y en algunos momentos llega, incluso, a asumir un tono suicida.

OPINIONES

Estoy convencido de que Andrés Isaac Santana ha realizado ese doble e inverosímil esfuerzo de compilar y estructurar los materiales decisivos de la crítica de arte cubano en este vigoroso Lenguaje sucio, por tres razones: su decisión de no desvincularse nunca de lo que acontece en Cuba, su pasión por el pensamiento crítico y su aproximación sensual a las imágenes.
He podido seguir el frenético proceso de recolección de los textos de este nuevo volumen y, sobre todo, me admiraba asistir a los efectos inequívocamente placenteros que encontraba en cada hallazgo. Durante semanas no dejaba de anotar que un nuevo ensayo aparecía, celebrando el pensamiento crítico ajeno, reclamando imperiosamente y de forma simpática aquel texto que deseaba leer. Andrés Isaac Santana necesitaba hacer este libro, quería volver a realizar una aportación en la que se hiciera presente el pulso vital del arte y del pensamiento cubano.
He sentido que los dos imponentes libros
que ha compilado Andrés Isaac Santana son un regalo (envenenado y astuto como lo fuera el Caballo de Troya) y un fármaco, una invitación a mantener, por medio del arte y la crítica, la dignidad, pero también para seguir pensando que las cosas podrían ser de otra manera. Crítica pese a todo.

Fernando Castro Flórez