Néstor Díaz de Villegas

(Cumanayagua, 1956). Poeta, ensayista y traductor. Sus primeros poemarios, Vida Nueva (1984) y La edad de piedra (1992), vieron la luz en Miami, en pequeñas tiradas que incluían xerografías del propio autor. La Universidad de Redlands, California, publicó su obra de juventud en el cuaderno Canto de preparación (1982). Poemas suyos han aparecido en las revistas Mariel, Linden Lane, Sugar Mule, Lateral, Plav, Lichtungen, Devir, Zunái, Letras Libres y Scientific American. Díaz de Villegas es el autor de tres secuencias de sonetos: Vicio de Miami (Schwarz, 1997), Confesiones del estrangulador de Flagler Street (Deleatur, Angers, 1998) y Por el camino de Sade (Pureplay Press, San Francisco, 2003). En el año 2000, su proyecto Cabaret Neuralgia aglutinó en un mismo espacio cultural a escritores, artistas, celebridades y rateros de la Pequeña Habana. Díaz de Villegas es el editor del clásico Little Havana Memorial Park (Coral Gables, Dylemma, 1998) del poeta Eduardo “Eddy” Campa, y de Cubista Magazine (Los Ángeles, 2004-2006). Entre 1991 y 1994 fue reportero de la vida nocturna en South Beach para el periódico El Nuevo Herald y redactor de la revista de chismes TV y Novelas. Entre sus libros recientes se encuentran Cuna del pintor desconocido (Aduana Vieja, Valencia, 2011), Che en Miami (Aduana Vieja, 2012) y Palavras à tribo/Palabras a la tribu (Lumme Editor, São Paulo, 2014). El sello Bokeh ha recogido su poesía en un volumen, Buscar la lengua. Poesía reunida 1975-2015 (Leiden, 2015), y su prosa en el tomo Cubano, demasiado cubano (2015). Sus escritos de cine aparecieron originalmente en la columna Hollywoodenses de los portales Cubaencuentro y Diario de Cuba.

LIBROS DEL AUTOR

Néstor Díaz de Villegas
Comprar
Elige dónde quieres hacer tu compra:
La elección puede modificar las opciones de compra.

Reseñas

Comprar
Elige dónde quieres hacer tu compra:
La elección puede modificar las opciones de compra.
Reseña
Un escritor provinciano
Por Enrique Del Risco
Néstor Díaz de Villegas provincianiza su saber para hacerlo más visceral, más contundente. Para no engañarnos. Para dejar claro que no es la lucidez la que lo guía sino la rabia.